Crítica: Aquaman

Crítica: Aquaman

Aquaman es la más reciente cinta del universo cinematográfico de DC, protagonizada por Jason Momoa y dirigida por James Wan. Este film, tan esperado por los fanáticos, fue estrenado en noviembre del 2018 e impresionó a más de un espectador.

Estamos hablando de la sexta película perteneciente al universo de DC para la pantalla grande, a la que le antecedieron entregas como Sucide Squad, Justice League y la aclamada Wonder Woman. Es importante resaltar que la mayoría de las películas pertenecientes a este grupo han sido constantemente blanco de las malas críticas.

Sin embargo, Aquaman ha sido una grata sorpresa en diferentes sentidos, generando así muy buenas reseñas de público. Y es que Wan, como director, ha logrado un trabajo destacable y entretenido, tomando en cuenta que sale de su zona de confort completamente.

James Wan es reconocido por dirigir cintas de terror y suspenso como: El conjuro, Insidious, Anabelle y Saw. Sin embargo, con Aquaman deja bastante claro que es capaz de llevar muy bien otros géneros.

El héroe de los 7 mares, también se convirtió en el héroe del universo extendido de DC junto a La Mujer Maravilla. Pues, prácticamente estás son las únicas dos cintas destacables en todos los sentidos.

Y es que a los pocos minutos de haber comenzado el film, se presenta una escena de acción, protagonizada por Nicole Kidman, que no tiene desperdicio alguno y desde ese momento atrapa al público sin respiro. Es así como se va desprendiendo la historia y la narrativa es llevada a un buen ritmo, para entender poco a poco el origen de Aquaman.

Sin embargo, no todo es color se rosa (o verde agua) para Aquaman pues, esa fácil encontrar múltiples momentos en los que se desperdician minutos hablando de situaciones que no son necesarias para llevar el hilo conductor de la historia. Y es en esos pequeños momentos en los que se puede perder fácilmente la atención del público, llegando a aburrir inclusive.

Por otro lado, y dejando lo malo atrás, el cast elegido para esta película es muy acertado. Podemos encontrar a una Mera, representada por Amber Heard, que deja sin aliento; también una reina Atlanna, caracterizada por Nicole Kidman, que es perfecta; y ni hablar de su protagonista, Jason Momoa, que supera las expectativas en el icónico traje de Aquaman.

Además los efectos visuales están muy bien logrados, y en conclusión son más los aciertos que los desaciertos: convirtiendo a Aquaman en una película digna de ver más de una vez.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios

Para comentar este artículo, inicia sesión o registrate.