Crítica: La Tribu

Crítica: La Tribu

Netflix estrenó en 2018 una película producida y filmada netamente en España, apostando al talento de ese país y con resultados positivos. La tribu puede parecer una historia trillada, pero tiene sus momentos disfrutables.

Esta cinta narra la historia de Fidel García Ruíz, interpretado por Paco León,  quien es un empresario déspota y despiadado que la vida lo ha colocado en una situación bastante embarazosa, que lo lleva a sufrir de amnesia a corto plazo. Ese es el comienzo de la narrativa que consiguientemente se desarrollada de una forma muy disparatada y divertida.

Es posible compararla con fórmulas utilizadas de manera constante en la televisión, pero que sin duda alguna obtiene el resultado que se espera.

Esta es una película para cortar con ese día estresante que todos alguna vez por semana tienen. Y, aunque no es la joya del género, saca muchas carcajadas a ratos.

El hecho de ver a un Paco León, que viene de interpretar muy bien a María José en la serie mexicana La Casa de Papel, sin memoria y en medio de un grupo de mujeres extravagantes (Las Mamis), ya hace de la cinta un producto para disfrutar.

El puesto de director en este film lo ocupa Fernando Colino, quien también funge como guionista de la historia. Su trabajo no se centra en hacer una comedia simplona y vacía, siguiendo los parámetros de sólo hacer reír, sino que va más allá y hace que las risas también puedan unirse a ratos con la reflexión.

Esas características logran que la cinta pueda tener ese toque fresco que evita momentos desperdiciados en comedia sin sentido.

La tribu es una película que no llega a ser excepcional en su género, pero logra el objetivo principal de cualquier film, que es entretener. Puede considerarse dentro del grupo de las películas para disfrutar un domingo bajo las sábanas, mientras se descansa de la semana de trabajo.

El reparto de esta cinta se encuentra conformado por Paco León, Carmen Machi, Arlette Torres, Maite Sandoval, Maribel del Pino, Julián López, Luis Bermejo y María José Sarrate.


Comentarios

Para comentar este artículo, inicia sesión o registrate.