Crítica: Capitana Marvel

Crítica: Capitana Marvel

Antes de su estreno, ya el largometraje de Capitana Marvel estaba dando de qué hablar, primeramente por ser el primer film donde la protagonización sea efectuada por una mujer, lo que sin duda trajo algunas críticas machistas. Pero por otra parte, a Brie Larson la tildaron de feminista por sólo dar declaraciones a la prensa a mujeres periodistas. ¿Habrá sido una estrategia?

Sin embargo, basándonos netamente en el entretenimiento y en la finalidad de la película, ciertamente el resultado final es sumamente admirable, no sólo por la increíble producción y desarrollo de la trama, sino también por la impecable actuación de Brie, así como su irreversible química con Samuel L. Jackson.

Ahora, aunque Capitana Marvel se suma a la larga lista de películas de superhéroes con cualidades sorprendentes y muchos destellos de luz, sí existe una notable diferencia y se puede captar en el apartado dramático que tiene una mayor presencia en gran parte de la cinta, ya que la protagonista va descubriendo su realidad a lo largo de las dos horas de duración. Un recurso que fue muy bien planteado y pocas veces visto en otras películas. Entendiendo eso, se concluye que esa pueda ser la razón por la que no existan demasiadas escenas de acción y hayan decidido reducirlas para aportar más drama que otra cosa.

Sin embargo, eso pudo resultar contraproducente, ya que muchos críticos aseguran que eso estanca el largometraje en una monotonía, lo que representa un gran problema; pues siendo la Capitana América la primera protagonista de Marvel, se debió potenciar mucho más ese hecho, aunque eso significara irse por lo seguro y no diferenciarse del resto.

Por otra parte, los personajes sin duda fueron logrados con éxitos, ya que Samuel L. Jackson alcanzó una caracterización muy familiar con Larson, al igual que el adorable y transformador gato que los acompañó durante casi toda la historia. Otro detalle relevante es que Ben Mendelsohn no fue encasilladlo en un roll de villano sumamente malo, sino que logró mostrar su lado simpático.

Asimismo, las situaciones en el espacio resultaron visualmente efectivas, pero con la sensación de que la producción no quiso ir más allá de la tecnología, ya que faltó un poco más de efectos, luces y destellos que acostumbran en este tipo de películas. Aunque el traje de la protagonista, deja muy bien parado a los creados con un excelente atuendo, que aunque no es muy llamativo, resulta bastante práctico para toda la trama.

En conclusión, la película de Capitana Marvel que ya ha superado por miles de millones de dólares en taquilla al film de La Mujer Maravilla, ha calado muy bien en todo el público espectador y fanáticos de los cómics, pero no se puede negar que ha resultado ser una de las aventuras menos inspiradas de Marvel.

Además, no hay que dudar que Larson estaba a la altura para una mejor película con mucha más acción y menos drama o sentimentalismo. Por ahora, entre críticas y alabanzas, se espera que Marvel pueda volver a presentar nuevas entregas, porque todo el universo a quedado con ganas de seguir viéndola.


Comentarios

Para comentar este artículo, inicia sesión o registrate.